El ciclo de manifestación del Sol y la Luna

En esta entrada te explico cómo se relacionan los ciclos del Sol y la Luna con la siembra de intenciones y cosecha de resultados de los procesos que suceden en la vida cotidiana. Primero, las fases clave:

Luna nueva: El Sol y la Luna se unen en un signo. Representa que inicias un ciclo relacionado con la energía de ese signo, estás como “sembrando” una nueva manera de relacionarte con la energía de ese signo.

Luna llena: Seis meses después de su unión, la luna refleja la luz del sol en el signo donde se unieron. Representa un clímax,  “sale a la luz” la manifestación de la energía que has integrado de ese signo.

sky space moon astronomy
Photo by Pixabay on Pexels.com

Viendo esos resultados, tienes seis meses para integrarlos y actualizar tus objetivos de cara a la siguiente luna nueva en ese signo. Si los resultados que has visto no te gustan, lo suyo es que utilices esos seis meses para revisar qué patrones de pensamiento o de comportamiento te han llevado a ese resultado,  cuál es el resultado que realmente quieres  y qué vas a cambiar para manifestarlo, porque  lo que no va a pasar es que manifiestes algo diferente haciendo lo mismo de antes. La idea es que lo tengas claro para incorporar cuando llegue la luna nueva otra vez, que abrirá un nuevo ciclo cuyos resultados verás a los seis meses con la luna llena. Y así todo el rato.

Te pongo un par de ejemplos que siempre se entienden mejor las cosas:

Ejemplo 1

Ha llegado el verano, te vas a poner unos pantalones del año pasado y no te entran. Te miras al espejo de cuerpo entero y te das cuenta de que has cogido más peso del que creías. Habías estado evitando el momento espejo desde que dejaste de hacer deporte completamente. Te pones a revisar lo que has hecho las últimas semanas y te das cuenta de que sales a bolsa de Doritos cada dos días. No te gusta cómo te sientes con tu cuerpo, así que empiezas por algo simple: los Doritos  para el fin de semana y en la vuelta a casa del trabajo te bajas una parada antes del metro para caminar un poco. Poco a poco, vas incorporando estos nuevos hábitos de manera que, para cuando ya forman parte de tu vida, te sientes más a gusto con tu cuerpo que antes, independientemente de si te vuelven a caber o no los pantalones.

Ejemplo 2

La misma situación con los pantalones llegado el verano y que no te gusta nada la idea de haber cogido peso. Vaya putada, porque además tú comes bastante bien y sí que haces actividad física. Empiezas a restringir  más las comidas y aumentar el ejercicio físico, no te sientes mucho mejor. Te empiezas a replantear la relación con tu cuerpo, con los hábitos de antes te sentías bien, con los que estás intentando llevar ahora te estás quitando tiempo de otras cosas y estás más delgada, pero de peor humor.  Reflexionando sobre por qué piensas que esto te compensa sólo para entrar en unos pantalones, te das cuenta de que tienes inseguridades, condicionamiento social, miedo. No te gusta tener esos pensamientos así que empiezas con algo simple: antes de ducharte, vas a ponerte temazos y bailar en pelotas delante del espejo. Poco a poco, integras hábitos enfocados a aceptar tu cuerpo con sus cambios de manera que, para cuando ya forman parte de tu vida, te sientes más a gusto con tu cuerpo que antes, independientemente de si te vuelven a caber o no los pantalones.

Estos ejemplos que he puesto parecen seguir el esquema luna llena- luna nueva -luna llena y ya está pero bueno, entiéndeme, podría durar bastante más. Dependiendo del tema, a lo mejor no te decides a tomar acción hasta la décima vez que ves resultados que no te gustan delante. Generalmente, los resultados se te hacen más obvios en uno de los planos: físico (no me entran los pantalones) , anímico (estoy triste) o espiritual (estoy desconectada de mí), pero la idea es que atraviesan los tres, igual que los patrones que los han generado.

¿Cómo puedes identificar tus ciclos?

Lo puedes hacer llevando un seguimiento de las lunas nuevas y llenas en cada signo y sobre qué casa de tu carta natal caen. La casa te indica el área de tu vida que se está movilizando, aunque a veces de primeras no es muy evidente que sea esa.

Teniendo en cuenta que en luna nueva es momento de sembrar hábitos y en luna llena  ver los resultados, es muy útil llevar un cuaderno donde escribas tus emociones o percepciones en esos días. El efecto de las lunas nuevas y llenas se percibe más o menos desde unos días antes hasta dos semanas después. Para algunos temas que son más sutiles o a los que una persona está más cerrada, se pueden necesitar unas cuantas para entender, y teniendo en cuenta que hay una luna en cada signo al año, un cuaderno va a ser más factible que acordarte de lo que sentiste el año pasado.

Un comentario sobre “El ciclo de manifestación del Sol y la Luna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s